A finales de verano fui a casa de estas cinco primas para fotografiarlas. Había estado todo el día lloviendo, pero el tiempo nos dio tregua durante la sesión y pudimos aprovechar el estupendo jardín de la casa.
Me encantó ver su pequeño mundo, la forma en la que se desenvolvían entre ellas y con los objetos que le eran cotidianos y me hicieron recordar las tardes de domingo de mi infancia. Desde aquí no puedo dejar de dar las gracias a toda la familia por su amabilidad y por la ayuda que me prestaron durante la sesión ¡fotografiar a cinco niñas a la vez os aseguro que tiene momentos de verdadero caos!.
Fotografos Granada
Fotografos Granada
Fotografos Granada
Fotografos Granada
Fotografos Granada
Fotografos Granada
Fotografos Granada
Fotografos Granada
Fotografos Granada
Fotografos Granada
Fotografos Granada