La pequeña Julia en realidad no es nada pequeña, más bien al contrario. Yo diría que es enorme, enorme en dulzura, enorme en ternura y enorme en belleza. Es además, simpática a rabiar. Fijaos en la cantidad de caras que es capaz de poner en los sólo diez segundos que tardé en disparar las última cuatro tomas.
Fotógrafos bebés Granada
Fotógrafos bebés Granada
Fotógrafos bebés Granada
Fotógrafos bebés Granada
Fotógrafos bebés Granada