Julio y Antonio son, literalmente, irresistibles. Abiertos, simpáticos y muy, muy guapos. Desde el primer momento se movieron ante la cámara como pez en el agua.  Corrieron y me hicieron correr, jugaron con las hojas, se zamparon su bastón de caramelo e hicieron que el tiempo de la sesión se me pasara volando.
Fotógrafos navidad, sesiones fotograficas navidad
Fotógrafos navidad, sesiones fotograficas navidad
Fotógrafos navidad, sesiones fotograficas navidad
Fotógrafos navidad, sesiones fotograficas navidad
Fotógrafos navidad, sesiones fotograficas navidad
Fotógrafos navidad, sesiones fotograficas navidad
Fotógrafos navidad, sesiones fotograficas navidad