Jaime, a pesar de tener veinte días durmió como si tuviera siete. Un encanto de bebé. Tengo que reconocer que cada día me gusta más fotografiar recién nacidos. Cierto que hay mucho trabajo detrás de cada toma, que las sesiones son largas, que a veces acabas con las lumbares machacadas, pero hay muchísimas cosas que compensan:  la oportunidad de compartir, aunque sólo sea por una mañana, un poquito de la vida de otras personas, contemplar las caritas de los bebés cuando duermen o quedarte embobada ante la mirada tan limpia e inocente que tienen.
Definitivamente, creo que he encontrado mi vocación.
Fotógrafos recién nacidos granada
Fotógrafos recién nacidos granada
Fotógrafos recién nacidos granada
Fotógrafos recién nacidos granada
Fotógrafos recién nacidos granada
Fotógrafos recién nacidos granada
Fotógrafos recién nacidos granada
Fotógrafos recién nacidos granada
Fotógrafos recién nacidos granada