Aquí está la sesión de Comunión de Guillermo. He de decir que solo le llevó cinco minutos soltarse delante de la cámara. Todo naturalidad y simpatía fue el modelo perfecto. Tanto es así que consiguió  que hasta su cobaya posara. Además tiene una sonrisa picarona que me encanta.
Fotografos comuniones Granada
Fotografos comuniones Granada
Fotografos comuniones Granada