Valentina, casi dos años fotografiándola y cada vez me enamora más. Jugamos entre las barcas, jugamos con las piedras de la playa y me di cuenta que ahora tiene un gesto  gesto entre pícaro e inocente que me encanta.