Manu y Francisca se conocieron, se amaron y … decidieron que ya no podían estar el uno sin el otro. Conocerles fue un verdadero placer. Fotografiar sus sonrisas, sus miradas y su felicidad, también. Desde aquí un abrazo muy fuerte para los dos.