Después de la ceremonia los novios nos reservaron un ratito para sacar algunas tomas. Muy cerca del lugar de la celebración había un antiguo secadero de tabaco y nos pareció el lugar idóneo para inmortalizar el amor de los ya recién casados.